21 septiembre 2010 2 21 /09 /septiembre /2010 17:00

Historia y Tradición

María Teresa Rodríguez del Toro y Alaysa




El 22 de enero de 1803 víctima de paludismo fallece en Caracas María
Teresa Josefa Antonia Joaquina Rodríguez del Toro y Alaysa, la joven
esposa del futuro Libertador. Nacida en Madrid el 15 de octubre de
1781, hija del caraqueño Bernardo Rodríguez del Toro y la española
Benita Alayza. Simón Bolívar, subteniente del batallón de Milicias de
Blancos de los Valles de Aragua, egresado el 26 de noviembre de 1796
grado otorgado por el Rey, con apenas dieciséis años y con la
finalidad de recibir la formación intelectual en Europa, incluyendo
los idiomas francés, inglés e italiano, esgrima y el baile, se embarca
rumbo a España el 19 de enero de 1799 en La Guaira a bordo del buque
"San Ildefonso"; con escala en México y Cuba, llega España al puerto
de Santoña.
 Arriba a Madrid el 10 de junio recibido por sus tíos Esteban y Pedro
Palacios; el joven Simón es alojado en la residencia del ilustrado
marqués Don Gerónimo Ustáriz poseedor de una importante biblioteca que
le sirvió para la lectura de los grandes clásicos y enciclopedistas
europeos inspiradores de la independencia; Bolívar lo consideraba "su
tutor". En la metrópoli madrileña gracias a las amistades de Don
Gerónimo, pudo conocer y enamorarse el mes de agosto de 1800 de María
Teresa Rodríguez del Toro, joven dama simpática, muy educada, de finos
modales, larga cabellera, ojos grandes color castaño y de carácter muy
amable, sobrina del general caraqueño Francisco Rodríguez del Toro,
"el marqués Del Toro".
María Teresa dos años mayor que el caraqueño pretendiente, es llevada
por su padre a Bilbao. Para estar cerca de su enamorada, el joven
galán se dirige a esa ciudad el 20 de marzo de 1800, regresando a
Madrid en abril de 1802. Una vez otorgados plenos poderes a Pedro
Rodríguez del Toro para suscribir las capitulaciones matrimoniales, le
propone matrimonio a María Teresa.
 Don Bernardo padre de María Teresa, se oponía al matrimonio por
razones de la edad del pretendiente deseando esperar un poco más de
tiempo. Una vez llenados los requisitos legales tales como las
capitulaciones, dispensas, autorizaciones de los padres y
representantes, tres amonestaciones estipuladas por el Santo Concilio
de Trento con la debida autorización del Rey el 15 de mayo de 1802 por
tratarse de un oficial de milicias. Don Bernardo firma el permiso de
María Teresa, asegurando que su hija es de "estado honesto"
(señorita).
En plena primavera española la pareja enamorada, él de diecinueve años
y ella de veintiuno contraen nupcias por parte del teniente cura
Isidro Bonifacio Romano en el madrileño Teatrillo del Palacio del
Duque de Frías, local donde funcionaba la iglesia de San José el 26 de
mayo de 1802; quedando registrado en el Libro 6 de Matrimonios, Folio
55. Los desposados se trasladan a Venezuela el 15 de junio de ese año
en el navío San Ildefonso.
Después de veintisiete días de navegación arriban el 12 de julio a La
Guaira, a través del Camino de los Españoles llegan a la ciudad de los
techos rojos donde los esperaba el hospedaje familiar ubicado en la
Casa del Vínculo de la Concepción en la esquina de las Gradillas. Los
recién casados son finamente atendidos por la aristocracia caraqueña,
asisten a elegantes recepciones, tertulias, comidas y bailes de minué;
a los pocos días de su llegada se trasladan a la Casa Grande de la
hacienda ingenio de San Mateo -hoy museo-, con gran extensión de
siembra de caña de azúcar para la producción de la panela, igualmente
para la siembra de cacao, añil y maíz. Importante propiedad ubicada en
los fértiles valles de Aragua, adquirida a finales del siglo XVI
mediante una encomienda real, solicitada por Simón "el viejo", Primer
Bolívar llegado al continente americano, predios consolidados por su
hijo Simón "el mozo", primer Bolívar nacido en el continente
americano. Al poco tiempo María Teresa empieza a sufrir de fiebre,
escalofríos, dolores de cabeza y demás síntomas propios del paludismo
o fiebre amarilla; con la urgencia del caso es trasladada a la Casa
del Vínculo donde no se pudo recuperar, falleciendo el 22 de enero de
1803, contaba veintiún años de edad; su cuerpo es enterrado el día 23
en el panteón de la Santísima Trinidad, propiedad de la familia
Bolívar Palacios, ubicado en la Catedral de Caracas, según el Libro de
Entierros Nro 27, Folio 57.
En dicho panteón reposan los restos de los padres del Libertador. El
fallecimiento de María Teresa lo afecta emocionalmente, dejándolo
sumergido en un estado depresivo, triste y desolado. Bolívar jura "no
volverse a casar", promesa cumplida como la de Monte Sacro y la de
Cajamarca-Perú el 17 de diciembre de 1823, de defender a los
indígenas. Sensiblemente afectado, embarca el 23 de octubre de 1803,
para dirigirse a España, Francia, Italia y Norteamérica, regresando en
junio de 1807.
 Dijo en abril de 1828: "Miren como son las cosas, si no hubiera
enviudado, quizá mi vida hubiera sido otra; no sería el general
Bolívar, ni el Libertador... la muerte de mi mujer, me puso muy
temprano en el camino de la política, me hizo seguir tras el carro de
Marte, en lugar de habérmelas en el arado de Ceres

Compartir este post

Published by lahemerotecaluisrrondon.over-blog.com
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog