Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Portal Informativo Venezolano

La negación; por Marcelino Bisbal- 1/2.

Publicado en 4 Marzo 2017 por La Hemeroteca De Luis Rondon.over-blog.com

 

 4 de marzo, 2017

 
 

 

Estamos conscientes de que la palabra flásh proviene del inglés y de que se trata de un anglicismo de uso innecesario en nuestra lengua. Pero el término es ya de uso común entre nosotros para significar  la presencia de un “dispositivo luminoso con un destello breve e intenso”, o “el flásh es muy molesto para los ojos” por el resplandor provocado por el dispositivo flas.  En el campo periodístico, nos sigue apuntando el Diccionario de la Real Academia Española ( el DRAE), se usa para dar una noticia de último minuto, de última hora. Es también un avance breve. Nosotros queremos usar el término flásh porque, como dijimos antes, su uso es ya tan frecuente, que se confunde con la palabra flas en español.

Ante una realidad que se mueve tan rápido, tan contradictoria, la capacidad de comprender y de generar respuestas siempre va más lenta que los hechos que se suceden y que son noticia. Esto ocurre en medio de la situación de profunda crisis que vive el país. En estos dos meses que llevamos del año hemos visto y padecido tantas malas noticias que una más nos hace mella.

Repasemos a continuación tan solo tres destellos, tres flashes  de lo que ha sucedido en el espacio comunicacional que es el campo de la libertad de comunicar, de la libertad de expresión, del derecho a la información y comunicación, del derecho a saber y, como expresaba Manuel Caballero, el derecho a hacer patente la pasión por comprender.

 Flásh 1

 En el país existen varias instituciones –Espacio Público, Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela (Ipys Venezuela) y el Programa Venezolano de Educación en Derechos Humanos (Provea) – que se han dedicado al estudio y análisis de la libertad de expresión. Son ellas organizaciones no gubernamentales que, de manera minuciosa, sistemática y acuciosa, nos han ido diagnosticando  el estado de salud de la comunicación de masas en la Venezuela de estos 18 años de la revolución bolivariana. La conclusión que nos arrojan los estudios de esas organizaciones, que anualmente presentan a los venezolanos de estos tiempos, es que los hechos de violación al derecho a la libertad de expresión e información en Venezuela van creciendo en la medida en que crece la crisis política y económica.

Por ejemplo, Espacio Público nos dice que el año pasado fue el año con más casos/situaciones de violación a la libertad de expresión e información con 366 incidencias registradas. Así, el 2016 fue el tercer año con mayor cantidad de casos en 15 años de investigación (desde el 2002) siendo 2014, 2009 y 2016 los períodos con mayor número de sucesos reportados: 350, 246 y 366 hechos o situaciones respectivamente. El tipo de violación más frecuente fue el de la violencia física hacia los periodistas, reporteros gráficos, medios e infociudadanos con un total de 187 violaciones por intimidación, agresión y ataque. Esto equivale al 51%. La censura, el hostigamiento judicial, las restricciones legales y administrativas conforman la llamada violencia institucional por diversas instancias del Gobierno en funciones de Estado. Se dieron un total de 112 violaciones de este tipo, lo que representó el 31%.

Las violaciones a la libertad de comunicar ya llegó también al mundo digital. El mismo Espacio Público nos apunta que, a lo largo de todo el año 2016, se dieron 19 violaciones en el mundo del internet: 8 hackeos de cuentas personales y sitios web, 3 prohibiciones de difusión de información por redes, 4 amenazas y hostigamiento por coberturas, 2 restricciones y advertencias administrativas por uso de redes y 2 detenciones por difundir información a través del twitter. En cuanto a este tipo de violación, la organización no gubernamental Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela, nos recuerda y nos refresca la memoria cuando hace un tiempo nos apuntó que “desde el alto gobierno se hicieron exhortos para vigilar la comunicación en internet y regular el uso de las redes sociales y de microbloggins que sirven de caudal de expresión para los ciudadanos”.

Los datos registrados confirman aquello que expresara el investigador Antonio Pasquali cuando dijo que

“Estos indicadores tienen la preciosa característica no solo de confirmar la sistematicidad de las violaciones a la libre comunicación, sino de revelarnos  cuánto de democracia se nos va en cada uno de ellos”

Comentar este post